Escenario político ecuatoriano a lo Allan Poe

Escenario político ecuatoriano a lo Allan Poe
Publicado el: 03/08/2022
OPINIÓN | Por: Luis Antonio Calderón

Basados en el estilo del gran Edgar Allan Poe, se describe el escenario político que vive el Ecuador durante el Gobierno de Guillermo Lasso, con una Asamblea Nacional llena de carencias y un Ministerio de Gobierno que conoce de leyes pero al parecer desconoce de política.

Tras los días negros de atraco de una larga época, un ansioso pueblo vio la luz con la victoria del bondadoso líder que logró derrotar a las sombras que asechaban la libertad y la justicia. Quien manejó la estrategia rocambolesca para dar el grito de triunfo, era un gran caballero caracterizado por su vigor y coraje. Este fue electo para ser parte de una parda aglomeración cuya mezcla es tan penosa gracias a la desidia de sus integrantes, no pasaron muchos días y se marchó acudiendo al llamado del líder para ocuparse de la política y la gobernabilidad de un país manejándolo de la forma en que solo él podría hacerlo, la mejor; pero lamentablemente las fuerzas del caballero se agotaron y su noble corazón dejó de latir.

Consecuencia de esta pérdida el desorden político se fue masificando; ayudaron a elegir a la sucesora del caballero, teórica en conocimientos jurídicos, escasa en los saberes políticos y de gobierno. Sobre ella recaería la sangre y muerte de los reos que llenan las prisiones de un Ecuador que mantiene secuelas de la mafia y son manejadas por un pequeño villano cuya voz canta por la naturaleza de su tierra.

Mientras aplacaban el aniquilamiento carcelario, una llama del pasado trato de revivir, buscaban encenderla nuevamente un grupo de barbaros que en nombre de la destrucción antes quisieron ganar una batalla yendo en contra de la democracia. Pero esta vez les fue imposible. La sabiduría del bondadoso líder no dio paso a las amenazas y regresaron sin ventaja a la cuna de la violencia para refugiarse en el resentimiento.

Todo parecía tener estabilidad, pero la desconcentración de la sucesora hizo que, de a poco, los habitantes de las provincias se levanten en contra de los delegados del bondadoso líder por supuestos conflictos mineros, laborales, ciudadanos y compromisos de campaña. Los encargados políticos de mediar con los inconformes se vuelven ausentes sin motivo, y no solo con ellos sino también han descuidado la parda aglomeración que hoy con la poca sabiduría que les pertenece gritan por la muerte, una muerte cruzada.

Pasarán los días. El reloj corre con fuerza convirtiéndose en una advertencia para los momentáneos habitantes de la casa de Carondelet ¡Atentos! Si no miran con claridad el escenario llegarán épocas lúgubres donde reine la fobia y el gran sueño hecho realidad será un esfuerzo en vano que pesará ya que a lo mejor no supieron escoger a los leales y fieles convencidos por los pensamientos del bondadoso líder.

Foto: Ministerio de Gobierno. Referencial.

Comparte esta noticia en tu:




Compartir por whatsapp
Este artículo se ha leído: 1434 veces.